Contamos contigo

Gracias por visitarnos, animate y unete a la plataforma entre todo conseguiremos que nos escuchen y dejen de reirse de los CAZADORES

martes, 22 de marzo de 2016

YA ESTÁN PUBLICADAS LAS ÓRNENES DE CAZA

Se pueden hacer muchas críticas a la actuación de nuestras autoridades regionales en materia de caza, pero en cuestión de puntualidad a la hora de publicar las normas, no se puede pedir más agilidad. En menos de tres semanas han tenido tiempo de reunir a los órganos consultivos correspondientes (Consejo Regional de Caza y Junta Consultiva de la Reserva), recibir y evaluar las cuestiones planteadas a los borradores, redactar las normas definitivas y publicarlas en el Boletín Oficial de Cantabria. Y estamos hablando de la misma Consejería (o al menos, la que tiene las mismas competencias) que nos tuvo una temporada sin cazar en la Reserva, porque no le dio tiempo a adaptar la normativa al dictamen de una sentencia del Tribunal Supremo. Que sea en buena hora y signifique que estamos mejorando.
La Orden de Caza que afecta a todo el territorio de Cantabria, exceptuando la Reserva, se publicó ayer día 21 de Marzo en el Boletín nº 55 y en el mismo Boletín también se publicó el Plan Anual de Caza de la Reserva.
En cuanto a la primera orden, la que regulará la caza en los cotos durante la temporada 2016/17, podemos observar que ya son definitivas casi todas las nuevas medidas que figuraban en el borrador. Entre otras, que ya no se podrán cazar corzos macho en la modalidad de batida en ninguno de los periodos hábiles para esa especie. Los cotos que quieran hacer batidas, únicamente podrán llevarla a cabo sobre las hembras de corzo y solo durante el mes de enero. Y no se autorizarán batidas adicionales, aunque no se hayan completado los aprovechamientos máximos del coto. Para las batidas de jabalí y corzo (corza, en realidad) aparece una nueva medida: El número mínimo de cazadores será de 10 y el máximo de 40.
Otra medida nueva (Art. 12, Apdo. 11): “una vez realizado el cupo de las especies objeto de caza, se dará por finalizada la cacería”. Por lo que eso de seguir perreando cuando se complete el cupo, queda prohibido. Y al art. 13 le ha crecido un nuevo apartado, el 5, que dice: “el número máximo de perros a emplear durante la media veda será de 3 por cazador”. A las competiciones cinegéticas también le han dedicado el nuevo art. 18 con restricciones de nuevo cuño, naturalmente.
Los cazadores de zorro, por ahora, parece que se ha librado de las “novedades” que pretendían incorporar para la próxima temporada y se seguirá cazando como en la temporada anterior. Se nota que tienen que ir dosificando los recortes, porque si no, dentro de poco no les quedará nada por recortar.
En cuanto al Plan de Caza de la Reserva para la temporada que viene, hay variaciones en el número de cacerías de jabalí (tanto en lo que afecta a comarcas, como a lotes), a las de liebre, y a las de sorda. Pero que nadie espere que se abran nuevos montes para los de esta última especie, porque se seguirán cazando los mismos. Lo que sí es verdaderamente novedoso, es la forma de elección de los permisos: ya no habrá notificación por carta a los cazadores que hayan presentado su solicitud, sino que, una vez realizado el sorteo el día 24 de Junio de 2016 a las 12:00 h, se publicarán los resultados en la página web del gobierno de Cantabria (www.cantabria.es) con el orden de elección y la fecha, de acuerdo con el número que les haya correspondido.
Los plazos para presentar las solicitudes de cacerías seguirán siendo:
Jabalí: del 1 al 15 de Abril
Liebre: del 1 al 15 de Junio

Sorda: del 1 al 15 de Mayo

viernes, 4 de marzo de 2016

RESTRICCIÓN CONTRA GESTIÓN

La última reunión del Consejo Regional de Caza de Cantabria ha hecho saltar las alarmas de todo el colectivo cinegético de Cantabria. Incluso las de aquellas agrupaciones que tradicionalmente han mostrado una adhesión incondicional (e interesada) hacia las decisiones de la Consejería y de su hombre fuerte en estos temas, Antonio Lucio. Pero parece que esta última gota ha desbordado un vaso ya repleto de recortes, restricciones y un importante mal ambiente, que amenaza con arruinar la “pax romana” impuesta en esta región después de las últimas elecciones de la Federación Cántabra de Caza y de la constitución “a medida” de un Consejo que, al menos en principio, no debería crear problemas a la autoridad regional en esta materia.
Un año más se ha presentado el borrador de lo que será la Orden anual que regulará la actividad cinegética en todos los cotos de la región y aunque es una triste tradición que todos los años los cazadores sufran alguna nueva restricción, esta vez parece que no se han andado por las ramas y han decidido aumentar la dosis de forma extrema. De una tacada se han cargado las batidas de corzo, así como la posibilidad completar los cupos de explotación de esta especie, solicitando días adicionales. Los cazadores de liebre -que recordemos, han hecho un enorme esfuerzo por el mantenimiento y recuperación de la especie- tendrán que abandonar la cacería, una vez abatida la pieza. El zorro solo se podrá cazar un día a la semana y habrá de presentarse y aprobarse previamente un calendario de caza para él, no pudiendo coincidir con la caza de la liebre ni con batidas de caza mayor. Para la codorniz, cuyo cupo de capturas estaba hasta la fecha en 15 ejemplares por cazador y día, lo han rebajado a 10. Y en este último apartado no se han librado ni los perros: en la media veda, el número máximo de perros a utilizar por cazador, será de 3. Alusiones también a las “olas de frío siberiano”, que tiene muy preocupados a los señores de la Consejería, a pesar de que la última se registró en 1985: se regularán estrictamente. Las competiciones cinegéticas también se reducirán.
Pero si estas nuevas medidas despiertan el desasosiego de los cazadores cántabros, no dejan de ser “pecata minuta”, comparadas con el anuncio del Sr. Consejero de desempolvar los famosos “decretazos de caza” que se intentaron poner en marcha hace cinco años y que contaron con el rechazo generalizado del colectivo, por introducir una batería de recortes e imposiciones que no favorecían en absoluto a la caza ni a las especies y ponían en serio peligro la actividad cinegética. Estos decretos se dejaron aparcados con la entrada del anterior ejecutivo regional, quizás por entender que nada bueno aportaban y podían desencadenar serios contratiempos. Pero el actual gobierno quizás haya reunido suficiente confianza en sus posibilidades para pensar que tiene inmunidad ante estos riesgos.

Todo hace pensar que las autoridades cinegéticas de Cantabria han optado por simplificar este complicado asunto restringiendo y recortando sin complejos, hasta dejar la caza reducida a su mínima expresión. A última hora, pensarán, muerto el perro, se acabó la rabia. Lo malo será que se muera el perro y la rabia siga viva.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

OLEADA DE INCENDIOS

Condenar conductas irresponsables, perseguir a los causantes, aplicarles severas condenas, demonizar a ciertos colectivos  y hacer veladas insinuaciones hacia otros, son cosas que ya se han hecho en demasiadas ocasiones y –a la vista de los hechos- sin demasiado éxito. Pesa a todo, y aun sabiendo que somos reiterativos, lamentamos profundamente la situación que se ha vivido en nuestra región estos días pasados, en las que se han puesto en riesgo vidas humanas y se han producido injustificables daños en propiedades públicas y privadas.
A estas alturas nadie duda que en la Cantabria rural tenemos un importante problema con los incendios. Al menos tan importante como la cuestión del lobo o el peligro de extinción del urogallo. Y para echarle mano a ese asunto de una manera seria y decidida hay que empezar por conocer las causas y el substrato en el que se cultivan ciertos comportamientos, que tienen unas raíces más profundas y más extendidas de lo que cabría suponer desde fuera.
Hablar puede ser un buen comienzo. Hablar poco y escuchar mucho, sabiendo anteponer un ambiente adecuado que invite a la franqueza y la claridad de planteamientos. Quien tiene la autoridad para dictar las normas, tiene también la obligación de conocer las realidades y la naturaleza de las cosas que gobierna y debe dar el primer paso para frenar este peligrosísimo descontrol.

Al final, viendo la trayectoria que ha tenido este fenómeno en todos los años de los que se tiene memoria, puede ser que nos encontremos ante las dos únicas opciones probables: quemas ordenadas, controladas y auxiliadas o salvajismo incendiario.

lunes, 9 de noviembre de 2015

LO BUENO, SI BREVE...

Después de toda una temporada sin cazar en la Reserva, los sorderos hemos acudido el pasado día 22 de octubre al tan anunciado y tan retrasado sorteo de las cacerías sobrantes. Y como sabréis, en esta ocasión se han puesto en práctica algunas novedades que tienen aspectos positivos, pero que –con el tiempo que han tenido para elaborarlo- podían haberse mejorado un poquito. Las condiciones del sorteo, así como las cacerías disponibles, estaban publicadas previamente en la página de la Consejería y eso es un gran avance que hay que reconocerles a los responsables. El sorteo se celebró a una sola vuelta, en la que cada cazador, por orden de salida, podía elegir un máximo de tres permisos de caza y dos de “perreo”. Otra de las condiciones es que no se podía pedir más de un permiso en cada lote, ni más de uno en cada mes. Y la verdad es que ahorramos todos bastante tiempo, porque la inmensa mayoría eligieron los tres permisos de caza, dejando para otra ocasión los de “perreo”. También hubo cazadores –la verdad es que pocos- que llegaron, vieron y se marcharon igual que habían venido.

Al final, aunque no tenemos datos concretos, nos fuimos con la sensación de que han quedado demasiadas cacerías sobrantes que se podían haber disfrutado. Echamos en falta una segunda vuelta, en la que aplicando las mismas reglas, se diera la oportunidad de elegir otras dos o tres cacerías adicionales, dependiendo de las que continuaran disponibles después de la primera vuelta y de los cazadores que estuvieran dispuestos a quedarse a la segunda. Se seguiría ahorrando tiempo y complicaciones, en relación al sistema antiguo y el resultado sería más satisfactorio todavía.

martes, 6 de octubre de 2015

YA HAY FECHA PARA EL SORTEO DE SOBRANTES DE SORDA

El próximo 22 de octubre (jueves, por supuesto) se celebrará el sorteo de las cacerías sobrantes de sorda en la Reserva, para esta temporada 2015/16. El acto tendrá lugar en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho, de la Universidad de Cantabria, a las 10,00 horas.

jueves, 24 de septiembre de 2015

SOBRANTES DE SORDA EN LA RESERVA

Esta misma semana volvimos a ponernos en contacto con el Servicio de Montes para preguntar por la fecha en la que se ofertarán las cacerías sobrantes de sorda en la Reserva, después de que hayan podido elegir todos los cazadores que presentaron su solicitud en tiempo y forma. La respuesta, la misma que la semana pasada y que la anterior: que sí se va a celebrar el sorteo de sobrantes, pero que la fecha exacta se sabrá a finales de semana o principios de la otra. Si este ciclo de preguntas y respuestas se repite dos o tres veces más, tendremos que dejar de cazar algún día, para poder asistir al sorteo. Habíamos asumido que no hubiera mejoras, pero comprobar que todo puede ir a peor, es bastante triste.

miércoles, 29 de julio de 2015

ELECCIÓN DE LOS PERMISOS DE SORDA

A estas alturas casi todos los locales de la Reserva habrán escogido sus cacerías de la próxima temporada. Y los regionales lo haremos en fechas próximas, dependiendo de lo agraciados que hayamos sido en el sorteo correspondiente. Esta temporada estrenamos normativa, el nuevo Decreto 66/2014 y la verdad es que todos los sorderos esperábamos las novedades que traería consigo la aplicación de los nuevos porcentajes y del sistema de elección de los permisos. De momento sólo conocemos el procedimiento que se ha seguido para la elección de los permisos por parte de los locales y diferencias con respecto al reglamento anterior: ninguna. Lo de las cacerías que tocan a cada uno, no se puede discutir si no se conoce el número total de cacerías ofertadas y el total de las solicitudes registradas en cada una de las categorías (locales, regionales, nacionales y de la U.E.), pero sobre el sistema de reparto sí que deberían darnos alguna explicación los responsables de la Consejería. En este sentido, si leemos lo que dice el apartado “f) En primer término elegirá el grupo de cazadores locales, que del cupo de permisos que le son asignados deberán escoger al menos el 65% en la comarca a la cual estén adscritos. El 35% restante podrán elegirlos fuera de su comarca, una vez cumplido el requisito anterior, o cuando no haya posibilidad de elegirlos en su comarca por estar todos adjudicados” .del art. 25 del decreto arriba mencionado, nos da la impresión de que no se ha tenido en cuenta en absoluto a la hora de establecer el sistema de reparto de las cacerías de sorda por parte de los cazadores locales. O si no, que nos expliquen por qué los sorderos locales de, por ejemplo, Valdeiguña, han elegido 6 permisos en la primera fase y otros 6 en la segunda. Esa proporción tiene toda la apariencia de “pasar” absolutamente de lo que dicta el Decreto y no respetar las proporciones que ellos mismos han impuesto. Y las han impuesto después de tenernos una temporada entera sin cazar y sin dar ninguna explicación que resultara medianamente razonable. Se supone que los responsables de actualizar el sistema tienen mucho que hacer y resulta más sencillo hacerlo “como se ha hecho toda la vida”, que al fin y al cabo, si hemos soportado sin pestañear el “castigo” de una temporada entera desterrados de la Reserva (sin tener nada que ver en el asunto) no nos vamos a incomodar por unos porcentajes de nada.